Pasar al contenido principal
2€ DE GASTOS DE ENVÍO A PENÍNSULA Y BALEARES (CORREO SIN CERTIFICAR)

Gimferrer Cinema

Publicado en
El Mundo, 13 Jun 2012

'Cine y Literatura'

El cine ha atravesado la poesía y la manera de ver del escritor barcelonés

El cine ya atravesaba vistosamente los poemarios clásicos, de los 60, de Pere Gimferrer. En 'Arde el mar', hay una composición titulada 'Band of angels' (nombre original de la película 'La esclava libre', de Raoul Walsh, director a quien dedicará otros versos expresamente dos años más tarde). Por el libro 'La muerte en Beverly Hills' aparecía Jean Harlow entre sonrisas y exclamación. También Ava Gardner, besada en un ascensor. Tiene otro poema de la época llamado 'El tigre de Esnapur', en referencia al díptico indio de aventuras de Fritz Lang ("Esnapur está en nosotros"); y una de las piezas que componen 'Extraña fruta y otros poemas', llamada 'Farewell', contiene a Shane, el protagonista del western 'Raíces profundas': Shane, "con sus dos pistolas nacaradas".

Estos días Austral ha publicado una nueva versión del ensayo del cinéfilo poeta catalán 'Cine y literatura': versión revisada, actualizada y ampliada (con referencias al cine digital reciente o al joven director Albert Serra, por ejemplo). Se añade además un texto suyo, 'Cine y surrealismo', publicado en 1998, pero que data originalmente de tiempos tan lejanos como los mentados versos célebres de cine en vilo. El centro de esta sólida disertación está constituido por las "dilatadas, múltiples y complejas" relaciones de, en especial, la literatura narrativa con el cine. Las grandes novelas, están hechas con palabras; el cine, en cambio, es un haz que tartamudea a 24 fotogramas por segundo, sin idioma... ¿Qué tienen que ver? ¿Por dónde se efectúa el trasvase, y en prejuicio o privilegio de qué cosas, sobre qué parentesco artístico? ¿Podría ser el cine un poema, también? ¿Una puesta en escena teatral? "Los problemas de adaptación son fundamentalmente de dos órdenes; problemas de equivalencia de lenguaje y problemas de equivalencia del resultado estético obtenido mediante el lenguaje".

Una de las paradojas aquí manejadas: en muchas ocasiones las adaptaciones más libres son las más fieles. Porque, si haciendo cine abandonamos las palabras por las imágenes, sólo habremos de seleccionar del libro algo tan vago como el "asunto", y podremos ser fieles adaptadores de la obra original "en espíritu". La vasta cultura cinematográfica de Gimferrer aporta historiografía varia y ejemplos y contraejemplos. A vueltas con unas equivalencias imposibles, y un origen (el del cine) impuro, de teatro, narrativa y foto: sucesivo y simultáneo en su discurrir.

Gimferrer habla también de esa naturaleza estrictamente libretística del cine consigo mismo: el guión. Otra gran cuestión: ¿qué es un guión? Esa cosa que en sí no es nada (porque es instrumental), pero que a la vez es artística (cuando todo artístico es un "en sí"). Es el problema de la traducción, pero llevado mucho más allá: la traducción más allá de una lengua; una traslación no de grado, sino de naturaleza. ¿Cómo el cine de Douglas Sirk fue tan sutil y elegante (como muestra González Requena, otro gran ensayista del cine en un libro monográfico) trabajando con tal zafiedad de guiones?, se pregunta Gimferrer. Es un libro de muchas preguntas implícitas.

Novelas clásicas y películas clásicas

[Leer más]